lunes, 25 de agosto de 2014

Opinión del columnista Eduardo González Viaña

Interesante opiniòn del columnista y periodista, Eduardo Gonzáles Viaña acerca de la reconciliaciòn nacional y la paz.

La paz y la muerte

 Diario Uno, 24 de agosto del 2014

De eso han pasado casi 30 años. Se iniciaba en el Perú una guerra demencial.

Un día de junio de 1985, yo iba a morir.
Por lo menos, otras 90 personas volarían conmigo por los aires en una casa de Trujillo.
Estábamos en el jurado departamental de elecciones. Bajo la mesa en la que yo me encontraba, había sido colocado un explosivo. La razón de sus ejecutores era sencilla: de acuerdo con su punto de vista, las elecciones eran un juego fraudulento del Estado burgués.
Era yo entonces candidato al Senado de la República por la Izquierda Unida. En el departamento de La Libertad, los votos preferenciales me otorgaban una holgada mayoría sobre todos los otros candidatos al Senado de la misma agrupación. Mientras se contaban los votos, me sentía agradecido por la generosa preferencia de mis paisanos.
De pronto, mi pie derecho chocó contra un bulto bajo la mesa. Era un envoltorio sospechoso, una posible bomba. “Levántense, por favor”, dije, y sin pedirme explicaciones, todos lo hicieron. Al salir nosotros, la policía especializada ubicó y desactivó el artefacto explosivo.
De eso han pasado casi 30 años. Se iniciaba en el Perú una guerra demencial. Los miembros del grupo que puso aquella bomba se lanzaron al abismo de una violencia sin fin.
Del otro lado, el Estado les respondió pocas veces con tino y prudencia. El gobierno de aquellos años tuvo la idea depravada de masacrar a centenares de presos rendidos en una cárcel peruana.
Se suele atribuir al diablo la paternidad de todo lo perverso. A veces pienso que él no es tan necesario y creo que los seres humanos suelen tener poderes casi sobrenaturales para ejercer el mal y ser infernales con sus víctimas. Ese fue el caso de ese gobierno y el de la dictadura interminable que le sucedió.
Los peruanos de esas épocas hemos padecido el tormento de estar encerrados en un sánduche. Había terror de uno y otro lado. En el país, se operó una verdadera guerra étnica en la que quien tenía orígenes andinos era sospechoso. Podía ser ejecutado por Sendero o apresado, torturado y desaparecido por las Fuerzas Armadas.
Después de tantos años, tuve la esperanza de que el nuevo gobierno iniciaría un camino de paz. Voté por el señor Humala sin hacerme la ilusión de que una gran transformación estuviera a la vista. Lo hice, sobre todo, porque me espantaba su adversaria.
No obstante, nunca podré entender bajo qué lógica se prohíbe un movimiento en el que los subversivos se rinden y piden amnistía, y, en el otro lado, se acepta con naturalidad la existencia de un partido político “fujimorista”.
No hay planes en ese partido. Su único fin es el indulto de Alberto Fujimori, quien durante 10 años capitaneó un régimen de terrorismo estatal construido a base de genocidios, manipulación electoral, corrupción a tiempo completo y cementerios clandestinos por uno y otro lado del Perú.
Fujimori fue el comandante supremo que ocultó, justificó y amnistió crímenes contra la humanidad, y ahora se defiende diciendo que los ignoraba, o achacándoselos a la institución militar que no podría haber actuado sino bajo sus órdenes. ¿Se permiten partidos hitleristas en Alemania?
Como si se aceptara que uno de los terrorismos es bueno, este señor recibe una cárcel de cinco estrellas. Y sin embargo, enfrente, el otro condenado por terrorismo, un hombre anciano y sobre todo, ya rendido, tiene que sufrir el ingreso de los guardias carceleros a su calabozo perpetuo para confiscar lo que escribe y lee.
Estuve a punto de morir un día de junio de 1985. Agradezco a Dios que eso no ocurrió porque, entre otros premios de la vida, tengo la ocasión de olvidar y perdonar lo que me pudo ocurrir, desear que no se desbarate el Estado de derecho y ansiar que nuestros gobernantes no pasen a la historia como continuadores de una guerra sin término sino como hacedores generosos de la paz y la reconciliación.

 Fuente: http://diariouno.pe/columna/la-paz-y-la-muerte/

jueves, 21 de agosto de 2014

CONSTITUCIONALISTA ALBERTO BOREA OPINA SOBRE LA PRISIÓN PREVENTIVA, LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA Y MEDIATIZACIÓN

Difundimos una interesante entrevista realizada por el Diario Uno al constitucionalista Alberto Borea, acerca de cómo se vulneran derechos estipulados en el nuevo Código Procesal Penal que vienen siendo distorsionados. Además, enfatiza en el papel de la prensa y su más abierta influencia sobre las decisiones de los jueces así como de otros poderes del Estado, y el manejo de la opinión pública.

Consideramos importante estar atentos a las distintas opiniones que ha generado el fallo del Colegiado F respecto al dictamen de comparecencia restringida de nuestros compañeros encarcelados. Los últimos hechos que se han dado en relación a este fallo, han evidenciado una clara injerencia política sobre el Poder Judicial, lo cual debemos rechazar porque atenta contra la democracia y el Estado de derecho. Por ello, difundimos, las voces discrepantes y respetuosas de la ley que han salido a pronunciarse exigiendo el respeto de derechos conquistados por la clase y el pueblo, y son reconocidos por la Constitución Peruana y las leyes internacionales.

Jueces timoratos abusan de la prisión preventiva

Para el constitucionalista Alberto Borea, la prensa influye en jueces y fiscales timoratos y hay un estado de abuso en el que no se respeta la presunción de inocencia y se envía a prisión a quienes los periodistas acusan en sus informes o portadas. Ante ello, plantea una ley que sancione los excesos de la prensa y se brinde un espacio gratuito a las autoridades elegidas por el pueblo para que se dirijan a sus electores. Además considera necesario que así como se pide una renovación de los políticos también haya una renovación en el periodismo, pues muchos de los que apoyaban al fujimorismo en los 90 ahora pretenden dar lecciones de moralidad y decencia.
—¿Considera que hay un exceso en el tema de la prisión preventiva?
—Hay una clara distorsión del nuevo Código Procesal Penal, que era un código garantista para que se respeten los derechos de las personas y uno de esos derechos es que mientras estén en un proceso en el que va a debatirse si son culpables o inocentes, se mantengan en libertad.
—Hay el riesgo que se envíe a prisión a un inocente.
—Claro, podría suceder que una persona que tuviera fuertes indicios de que hubiese cometido una irregularidad luego salga absuelta en razón de que en la etapa indagatoria se demuestra que las acusaciones fueron falsas y entonces ¿quién le devuelve a esa persona todos los años que pasó en prisión?
—¿No hay una correcta evaluación de parte de los magistrados?
—Se establece con nitidez que debe haber una prueba real y no simplemente una fábula que se construye a partir de informaciones periodísticas, dichos de vecinos, o a partir de un documento que no tiene conexión con otros, o por satisfacer a la opinión pública que es lo que está sucediendo en los últimos tiempos.
—¿Los jueces se dejan influenciar?
—Aquí la prisión preventiva se está usando como dice Luis Pásara “como una suerte de mascarada para esconder la incapacidad de los fiscales, como arma política para descalificar a los adversarios”. No hay contemplaciones, se acusa de cualquier cosa y en la prensa se hace un informe de 8 minutos en la televisión sin ninguna compasión con la verdad y sin darle la posibilidad a quien ha sido aludido para que se defienda en las mismas condiciones.
—¿Cree que hay una dictadura de la información?
—Lo que denominan informes no son otra cosa que la impresión del periodista que no ha visto el expediente ni las pruebas de descargo ni consulta con nadie, lo cual es muy grave. No olvidemos que por la grita popular Pilatos terminó condenando a Cristo y salvando a Barrabás.
—No es culpa de la prensa que los jueces dispongan prisión preventiva.
—Lamentablemente está pasando, con fiscales que se la pasan meses en investigación preliminar sin hacer bien su tarea y luego, para quedar bien, denuncian a todo el mundo.
—¿Los magistrados actúan de acuerdo al son que le imparte la prensa?
—Claro que sí, lo dice también el Instituto de Defensa Legal en la publicación “Prisión preventiva en el Perú, ¿medida cautelar o pena anticipada?”. En este libro dice que una de las principales razones por la que los jueces deciden privar a una persona de su libertad de manera preventiva es la lógica de “darle una satisfacción a las exigencias de la ciudadanía” en torno a un caso en concreto como hurto, violación, corrupción etc.
SIN PRESUNCIÓN DE INOCENCIA
—¿Dónde queda la presunción de inocencia?
—Mire, la prisión preventiva se da con la finalidad de evitar el escándalo y el grito al cielo de los medios de comunicación, que ante una decisión contraria a sus posiciones o líneas editoriales satanizan a determinados jueces. Se trata de una fuerte presión de los medios de comunicación y de la sociedad misma, de esta forma se descuida y hasta se ignora la presunción de inocencia. El informe de IDL dice en otro acápite que “el juez quiere evitar que la prensa le meta un periodicazo y lo lapide, y por eso dicta la orden de prisión preventiva a las personas”.
—¿Ese ánimo de quedar bien con los titulares se vio en el cambio de los jueces que liberaron a los magistrados del caso Movadef?
—Ese fue un caso muy penoso, que no solo lo he dicho yo, sino también Gustavo Gorriti a nivel periodístico y otras personas. Yo no me imaginaba al presidente de la Corte Suprema (Enrique Mendoza) por quien tengo un gran aprecio, realizando ese tipo de actuación.
—Por lo visto a usted no le gusta el comportamiento de la prensa…
—El periodismo cumple un papel importante al alertar de circunstancias, por ejemplo, cuando hay gente con gran poder político y económico y que abusa de esa posición en perjuicio de los menos favorecidos, entonces el periodismo levanta la circunstancia para que se conozca, pero no puede levantarla para que se condene directamente. El periodismo no puede convertir en culpables a las personas que sindica y eso se puede ver todos los domingos en la TV.
—¿En qué casos ha visto eso, doctor?
—Concretamente en el caso de Iván Vásquez y el domingo último en el caso del presidente del Gobierno Regional del Callao, Félix Moreno, me parece verdaderamente impresionante que con tan poca sustancia se pueda levantar tan graves acusaciones.
—¿El periodismo está abusando?
—En muchos casos sí, así como en algunos casos el periodismo ha cumplido con abrir el panorama para que gente corrupta no se quede santificada, así también en muchos otros casos acusa a cualquiera, considerándolo corrupto sin haber ningún tipo de análisis.
—Se da el caso que algunas personas cuestionadas no quieren responder a la prensa pese a que se les busca para que den su versión.
—No conozco ninguna medida en la Constitución que diga que es una obligación de las personas concurrir cuando llama un periodista. Muchas veces los hombres de prensa dicen: “lo llamamos y no me contestó”, pero eso no los releva de buscar la verdad. Los periodistas no pueden decir que porque no dieron su versión es culpable.
—Hay derecho a réplica…
—Muchas veces en la televisión o los diarios te dicen: “vengan para dar su descargo” y te dan tres minutos después de haber hablado ellos 10 y encima el entrevistador te corta, te interrumpe y creen que con eso están cumpliendo con un deber de imparcialidad. Eso es absolutamente absurdo, eso tiene que cambiar por ley y rápidamente.
REGULACIÓN
—¿Debería haber alguna Ley que regule esto?
—Por supuesto. Si acusas a una persona tienes que darle la posibilidad que se defienda de inmediato. Existe la ley de rectificación, pero debe haber una ley mucho más precisa, si te acusan 12 minutos tú tienes el derecho de defenderte 12 minutos en ese mismo horario, ya sea enviando un video o porque le pides a tu abogado que vaya, y tiene que ser directamente sin necesidad de intermediación del periodista que te acusó.
—¿Hay injusticias en el tratamiento de la información?
—Por supuesto, hoy a través de la fuerza de la prensa terminas condicionando muchas veces la actitud de jueces y fiscales que no son lo suficientemente valientes y fuertes para resistir, lamentablemente muchos jueces asustadizos se dejan amenazar y no cumplen la función de contrapoder que les corresponde en el derecho constitucional moderno.
—¿Por eso considera necesaria una Ley para la prensa?
—Habría que desarrollar un poco más este tema, pero sobre todo habría que pedirle a los jueces que la apliquen con firmeza. Porque los periodistas piden firmeza para todos menos para ellos, cuando se trata de tocarlos a ellos pegan el grito en el cielo, dicen que violan el derecho a la libertad de prensa, pero nadie viola ese derecho. Aquí lo que se viola es el derecho a la presunción de inocencia, a la intimidad muchas veces, a la veracidad a cada rato y el control es casi ausente.
VIEJOS FUJIMORISTAS PRETENDEN DAR LECCIONES DE DECENCIA Debe haber renovación en el periodismo
—¿Por qué culpar a la prensa de todo lo malo?
—Se debe replantear el papel de la prensa en una sociedad democrática, pero lejos de cualquier tentación chavista. Yo he combatido todas las dictaduras en el Perú y estoy en contra de cualquier tipo de control de la prensa, comunista, totalitario, de dictadura de derecha o de la época de Fujimori donde se compraba a los medios de comunicación. Sin embargo, así como se pide una renovación de la clase política, también se debe pedir una renovación de la clase periodística. En los programas de TV hay gente que era fujimorista en los años 90 y ahora siguen con programas en la TV y pretenden dar lecciones de decencia y moralidad. No se ha visto una renovación periodística.
—¿La democracia permite libertinaje de la prensa?
—La democracia no ha encontrado aún como limitar el poder mediático de la prensa. Es un tema central. No hay que impedir la libertad de prensa de ninguna manera, pero hay que ver una compatibilidad entre la libertad de prensa y la liberad de los ciudadanos y el derecho a una democracia equilibrada donde todos quienes califican para ser actores políticos tengan la posibilidad de estar en las páginas de los medios o en los noticieros con un tiempo determinado para hacer sus propuestas sin ninguna intermediación.
—¿Eso no podría ser entendido como intervención a los medios?
—El ciudadano o partido que ha recibido el respaldo del pueblo tiene el derecho de explicarle a la ciudadanía porqué vota por determinado proyecto de ley o porqué se opone a tal cosa. De lo contrario estamos en el escenario que 6 o 7 personas que manejan los grandes medios al final de cuentas deciden qué va, qué no va, qué ponen o a quién no ponen.
—Su idea puede considerarse bastante polémica…
—El mercado que ofrece el país es un bien público. Por ejemplo, yo sostengo que tres horas a la semana en distintos horarios los partidos políticos deben dirigirse directamente al país expresando sus puntos de vista. Eso significa el 1.68 por ciento del tiempo que están al aire y eso no es confiscatorio en ninguna parte del mundo, es como si fuera un tributo a la democracia.
—¿Darle un espacio gratuito a los políticos?
—Si tienes un diario de 32 páginas significaría que le das media página al día para que quienes están en el proceso político elegidos por el pueblo y con responsabilidad de gobernar el país puedan decir libremente lo que piensan, y ahí no están confiscando ni violando la propiedad privada, simplemente estás ejerciendo un derecho para que la democracia, que es el sistema al que todos tenemos que adherirnos pueda perpetuarse en el país. No puede ser que la democracia funcione en la medida que los 6 o 7 que controlan los medios de comunicación quieran que funcione.
—¿Presentará una iniciativa al respecto?
—Estamos trabajando una iniciativa en la Casa de la Constitución y veremos que pasa en los próximos días.
—Hay quienes dirán que quiere limitar la libertad de expresión…
—Bueno pues ¿y? Hay dos formas: o te asustas y no lo haces o sigues adelante y le dejas al país por lo menos la consecuencia de una lucha.
FUJIMORISTAS EN LA TV
◘ Sin embargo, así como se pide una renovación de la clase política, también se debe pedir una renovación de la clase periodística. En los programas de TV hay gente que era fujimorista en los años 90 y ahora siguen con programas en la TV y pretenden dar lecciones de decencia y moralidad. No se ha visto una renovación periodística.
Henry Cotos Campeán Redacción
Fuente: http://diariouno.pe/2014/08/20/jueces-timoratos-abusan-de-la-prision-preventiva/

miércoles, 20 de agosto de 2014

OPINIÓN DEL DR. JAVIER VALLE RIESTRA EN EL DIARIO LA RAZÓN

Compartimos la columna de opinión del jurista y demócrata, Dr. Javier Valle Riestra, quien muestra, desde su punto de vista, por qué la necesidad de la pacificación en el Perú y de una solución política a los problemas derivados de la guerra interna. Su defensa acérrima por la amnistía y el indulto son también demandas democráticas  reconocidas por la carta magna y tratados internacionales, derechos que deben ser defendidos por el pueblo.
  
Consideramos oportunas y saludables para la democracia en el país, posiciones a favor de la amnistía general y la reconciliación. Rechazamos que se pretenda considerar el pedido de amnistía como un delito, y perseguir emprendiendo una cacería de brujas contra quienes venimos luchando por participar en la vida política del país, violentando la constitución política del Perú y el respeto de derechos como la libertad de expresión, pensamiento y organización.

Amnistía, indulto y elecciones libres

Se me puede tachar de reiterativo y monotemático porque voy a referirme por enésima vez a la amnistía y al indulto. Pero la urgencia está en que vivimos a menos de dos años de la instalación del nuevo gobierno y de las elecciones a año y medio exactamente. Pero empeñados solo en acusaciones y denuncias. Necesitamos para los próximos comicios, y el tiempo apremia, pacificar a la República.
He propuesto sistemática y continuamente la medida de gracia en medio de la tempestad de antejuicios e insultos inacabables. El próximo régimen debe ser de paz, concordia y reconciliación dentro de un nuevo aparato constitucional. Reargumento. Soy y he sido siempre partidario de las amnistías y los indultos. Como aprista y abogado de derechos humanos doy fe de la tiranía judicial en el Perú.
Por eso introduje como constituyente en la ley de leyes de 1979 el numeral que dice: “La amnistía, el indulto, los sobreseimientos definitivos y las prescripciones producen efectos de cosa juzgada”. Y diputado en 1980, proyecte y logre aprobar las leyes  de amnistía 23215 y 23218.
Ese precepto es repetido por la actual Constitución. Y se ajusta a lo normado en el artículo 4, inciso6, del Pacto de San José, señalador de cómo la amnistía, el indulto o la conmutación de la pena podrán ser concedidos en todos los casos. Resiudicata  pro veritate habetur. Igual repite el artículo 6 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas. Incluso, aplicables a casos de pena de muerte, lo que demuestra la gravedad de los delitos susceptibles de perdón.
El poder de indultar en el Perú es ilimitado, porque la actual Carta- apócrifa o no- no mantiene la restricción de la Magna Lex de 1979, “conceder indultos y conmutar penas, salvo los casos prohibidos por la ley”. Se ha ampliado la discrecionalidad del Poder Ejecutivo. Tenemos que apreciar que el Perú es un país totalitario. El Poder Ejecutivo y el Parlamento elegidos por el pueblo son relativamente democráticos.
No lo son ni las fiscalías ni los jueces, quienes actúan vesánicamente denunciando, procesando y condenando sin indicios o sin pruebas suficientes. Mientras no depuremos a ese cuerpo autocrático e inquisidor, los indultos, las gracias y las amnistías deben abrirse campo y defenderse como una compensación democrática. Por eso reitero mi programa: a) nueva constitución vía referéndum; b) amnistías e indultos.

sábado, 16 de agosto de 2014

NO A LA PERSECUCIÓN POLÍTICA

Las pretensiones de extradición del Estado Peruano, de ex prisioneros políticos residentes en Argentina, son también parte de los problemas pendientes de la guerra interna a resolver, lo cual demanda una solución política, amnistía general y reconciliación nacional. Esto también es parte de la persecución política macartista e inquisitorial del Estado y gobierno de derecha, contra quienes ya cumplieron sus condenas, política de vengaza y odio que el Estado y sus medios reaccionarios infunden a la opinión pública violando derechos constitucionales.


GRÁFICAS DE SOLIDARIDAD EN ARGENTINA

 



Alfredo Crespo - declaraciones completas a la salida del penal

Declaraciones completas de nuestro Sub-secretario General Alfredo Crespo a su salida del penal de Piedras Gordas el 5 de agosto 2014

 

https://www.youtube.com/watch?v=iWeBfcCxhPE&list=UU99Z1gkpKoaTKjkZ-O5m_YA